Category

Blog

Category

Un blog real sobre mi persona, mi caso, mis pensamientos, el trascurso del transplante… Todo lo que no tuve ganas de ponerlo en las entradas de las imágenes.


Los estudios médicos son claros: a lo largo de su vida, más de la mitad de los hombres tendrá algún problema calvicie. De ahí la importancia de adoptar cuanto antes hábitos que contribuyan a prevenir la pérdida de pelo, o al menos, a limitar su incidencia. Y para ello, los productos naturales contra la caída del cabello de uso tópico pueden convertirse en una ayuda inestimable.

De hecho, su utilización no sólo está exenta de efectos secundarios, sino que puede combinarse con otro tipo de cuidados no menos aconsejables, como el consumo de alimentos que cuidan el cabello o el uso habitual de tónicos y champús anticaída. 

Además, esta última rutina puede aprovecharse para aplicar sobre el cuero cabelludo aquellas sustancias y nutrientes de origen natural que harán que el cabello crezca fuerte y firme (e incluso, que tenga un aspecto sano y brillante y resulte más agradable al tacto.

Ahora bien: ¿cuáles son estos grandes aliados? Para que los conozcas y puedas tenerlos siempre a mano —algunos sólo pueden adquirirse en tiendas especializadas, por lo que necesitarás más antelación para planificar su compra—, te lo contamos a continuación.

Los ingredientes perfectos para reducir la pérdida de pelo

Desengáñate: los remedios naturales nunca pasan de moda y, además, pueden llegar a resultar muy eficaces cuando el objetivo es presumir de un pelo más resistente y sedoso. Y para que puedas comprobarlo, hoy te traemos algunas ideas que, en algunos casos, pueden dar excelentes resultados. ¡Toma nota!

1) Aceite de coco

Aplicándola con regularidad sobre el cuero cabelludo mediante un suave masaje, el aceite de coco puede ayudar a prevenir la pérdida de pelo, ya que nutre los folículos pilosos en profundidad. Durante el invierno, es probable que este producto se solidifique en su envase. De todos modos, si deseas seguir utilizándolo en esta época, sólo tendrás que ponerlo bajo un chorro de agua caliente hasta que se ablande. Tras su uso, aclara el cabello y lávalo normalmente con tu champú anticaída.

2) Aceite de oliva

Extraordinariamente rica en vitamina E —un nutriente indispensable para la regeneración capilar y de la dermis—, este condimento es mucho más que uno de los pilares de la dieta mediterránea. ¿No te lo crees? Si es así, aplica unas gotas sobre la piel y el cabello húmedo y deja actuar durante al menos media hora antes de utilizar tu champú. ¡Notarás la diferencia!

3) Aguacate

Esta fruta, que destaca por su aporte en lípidos y vitamina E, es la base de una eficaz mascarilla nutritiva que puede aplicarse directamente sobre el cuero cabelludo. Prepararla es muy sencillo: basta mezclar la pulpa de un aguacate maduro y aplicarlo sobre el cabello húmedo 30 minutos antes de utilizar tu champú anticaída. Asimismo, el aceite de aguacate también es muy útil para personas con el cabello seco.

4) Aloe vera

Otra magnífica opción para fortalecer el pelo y prevenir su caída es el aloe vera o sábila. Y no es para menos, ya que esta planta de hojas carnosas contiene 20 minerales y vitaminas A, B1, B2, B6, B12, C y E, indispensables para el crecimiento del cabello.

El jugo que se extrae de sus hojas puede aplicarse sobre una gasa, y colocarse al menos durante media hora sobre el pelo antes del lavado. Además de nutrir y fortalecer el folículo capilar —no olvidemos que uno de sus efectos es la estimulación sanguínea en el cuero cabelludo—, el aloe vera también reduce el exceso de sebo y elimina la caspa, gracias a su efecto fungicida.  ¿Se puede pedir más en un solo gesto?

5) Amla

Mucho menos conocida que los dos productos anteriores, el polvo de amla se obtiene a partir de extractos de una planta de origen indio conocida como Phyllanthus emblica. Nuestro consejo es que la utilices para la preparación de mascarillas capilares que ayudarán a fortalecer tu pelo y frenar su caída. En nuestro país, se puede adquirir en herboristerías especializadas, aunque quizás lo más rápido sea solicitarla por Internet.

6) Henna

Muy presente en la cultura árabe, este pigmento rojizo —obtenido de un arbusto y también conocido como alheña o arjeña— es idóneo para fortalecer el cabello y darle al mismo tiempo un delicado tono cobrizo.  

7) Heno griego

Sus semillas contribuyen a prevenir la pérdida de cabello, favoreciendo al mismo tiempo su crecimiento. Para beneficiarte de sus propiedades, sumerge en agua 2 o 3 cucharaditas de este ingrediente, y déjalas reposar entre 8 y 10 horas. Transcurrido ese tiempo, extráelas del recipiente, aplasta las semillas y aplícate el resultado sobre el cuero cabelludo una hora antes de lavarlo con tu champú. Incluso, puedes aprovechar el agua sobrante para aclararte el pelo. Un apunte: también suele ser muy efectivo para combatir la caspa.

8) Naranja

Antioxidante y rico en vitamina C, aplicar un poco de su zumo sobre el pelo ayuda a evitar la aparición de la caspa y eliminar el exceso de grasa (circunstancia a la que, por cierto, son mucho más proclives los hombres). Al combatir estos dos problemas, disfrutarás de un cabello más fuerte, previniendo así su caída. También puedes beneficiarte de las propiedades de este cítrico preparando una mascarilla con piel de naranja, o bien extender el zumo sobre el cuero cabelludo mezclándolo con pulpa de manzana.

9) Semillas de linaza

La linaza es una excelente fuente de ácidos grasos omega 3 y vitaminas del grupo B y E. ¡Aprovéchalo! Para ello, vierte 2 cucharadas de semillas de lino en 250 ml de agua. Lleva el líquido a ebullición a fuego lento y, después, déjalo reposar durante todo el día o toda la noche. Por último, agrega unas gotas de aceite de germen de trigo, de coco, de oliva o de almendras, y aplica el resultado al momento sobre el cuello cabelludo durante 30 minutos o una hora antes del lavado diario.

10) Jengibre

Esta raíz es famosa por ayudar a combatir numerosos problemas de salud. No obstante, también se usa para estimular el crecimiento de cabello y la circulación sanguínea en el cuero cabelludo, lo que favorecerá el anclaje del pelo. Además de incluir este alimento en tu día, aplícate regularmente una infusión de jengibre y déjala actuar una hora antes de utilizar tu champú.


Pocas cosas hay más molestas y antiestéticas que la caspa. Y para más inri, ésta no sólo se cuenta entre los problemas del cuero cabelludo más habituales, sino que afecta a personas de cualquier edad.

A pesar de que su aparición puede tener diversos orígenes, en nuestro post de hoy nos centraremos en una de las causas más comunes: la dermatitis seborreica. Ahora bien: afortunadamente, no todo está perdido para quienes la padecen. En las siguientes líneas, te contamos qué es, qué es lo que la ocasiona, cómo puede tratarse y de qué recursos disponemos para paliar uno de sus efectos que más nos preocupan: la caída del cabello.

¿Qué es la dermatitis seborreica?

La dermatitis seborreica es una dolencia cutánea, inflamatoria y bastante frecuente, que provoca la formación escamas (blancas a amarillentas) en algunas áreas grasas del cuerpo, como el cuero cabelludo, la cara o en el interior del oído. Asimismo, en ocasiones, se manifiesta acompañada de un enrojecimiento cutáneo.

Cuando este trastorno afecta al cuero cabelludo de los bebés, la dermatitis seborreica recibe el nombre de costra láctea.

¿Qué causa la dermatitis seborreica?

A pesar de que todavía no se sabe con exactitud qué es lo que origina la dermatitis seborreica, los médicos barajan diversas hipótesis, como la mala alimentación, el debilitamiento del sistema inmunológico, posibles trastornos en el sistema nervioso o ciertos cambios en los niveles hormonales.

No obstante, el detonante suele ser una alergia al hongo Malassezia furfur, que se da en personas con problemas en el sistema inmunitario y tendentes a producir sebo en exceso.

En estos casos, la epidermis se ve incapaz de contrarrestar el ataque de este hongo, lo que provoca una inflamación y una pequeña descamación, en un intento del organismo de librarse del parásito. Esta última reacción, muy similar a la caspa infantil, es lo que se conoce como pitiriasis.

En situaciones de hiperproducción de la glándula sebácea, puede que se acumule grasa sobre las escamas, ya que éstas no se eliminan con facilidad. Además, esto favorece la aparición de otras bacterias sobre el cuero cabelludo. 

Por otro lado, algunos especialistas consideran que la dermatitis seborreica puede estar sujeta a aspectos de herencia genética.

Por lo que respecta a los factores de riesgo que pueden ocasionar la aparición de la seborrea, cabe referirse a los siguientes:

  • Climas demasiado calurosos
  • Cansancio y estrés
  • Piel grasa o problemas dermatológicos (como el acné)
  • Sobrepeso u obesidad
  • Problemas neurológicos (producidos por episodios cardiovasculares, Parkinson, traumatismos craneales, etc.)
  • VIH
  • Utilización de lociones con alcohol
  • Uso de champús agresivos con la piel

¿Cuáles son los síntomas de la dermatitis seborreica?

Aunque tendemos a relacionar su aparición especialmente con el cuero cabelludo, la dermatitis seborreica puede darse en otras partes del cuerpo (sobre todo, en la cabeza). Normalmente, se manifiesta en aquellas en las que la piel es más grasa, como las cejas, los párpados, los pliegues de la nariz, la comisura de los labios, el oído externo, detrás de las orejas y en la mitad del pecho.

Normalmente, la dermatitis seborreica puede provocar un enrojecimiento de la epidermis, lesiones cutáneas, descamación, una secreción excesiva de grasa y prurito. Además, también puede acelerar la pérdida de cabello.

Los principales tratamientos contra la dermatitis seborreica

A pesar de que siempre es necesario acudir al dermatólogo y seguir sus indicaciones, existen diversas pautas de cuidado que ayudan a tratar la dermatitis seborreica. Entre ellas, cabe referirse a las que aquí se detallan:

  • Uso de medicamentos que pueden adquirirse sin receta. Entre los principios activos que se han revelado eficaces contra la dermatitis seborreica, se cuentan el alquitrán de hulla, el ácido acetil salicílico, la resorcina, la pitiriona de zinc, el sulfuro de selenio o el ketoconazol.
  • Empleo de fármacos por vía oral con receta médica. En los casos más difíciles, el dermatólogo puede prescribir el uso de antiandrógenos, que bloquean la función de los andrógenos —un tipo de hormonas masculinas, categoría en la que se encuentran la testosterona, la androsterona y la androstenediona— y de isotretinoína, que regula e inhibe la secreción de grasa. Si se siguen estos tratamientos, es necesario llevar a cabo analíticas y controles clínicos de forma regular. Asimismo, no hay que perder de vista que pueden ocasionar efectos secundarios.
  • Fuera de los períodos de brotes, pueden utilizarse productos cosméticos que contribuyan a regular la secreción de sebo. Para que sean realmente efectivos, deben estar libres de grasas y aceites.
  • Si se padece un eccema seborreico, es conveniente optar por exposiciones solares moderadas.
  • Aplicación de cremas de uso tópico, con efectos antiinflamatorios, antimicóticos (como los corticoides de poca intensidad) y astringentes. En los casos más graves, la fórmula suele contener algún inmunomodulador, un medicamento inhibidor del sistema inmunológico que ayuda a tratar la inflamación.
  • Utilización de productos de higiene diaria que ayuden a eliminar la caspa y el exceso de grasa, como jabones o champús.

¿Qué origina la caspa?

18 meses después del trasplante capilar
18 meses después del trasplante capilar

No me arrepiento de haber hecho el trasplante capilar. Hace mucho tiempo que no me he sentido tan bien como ahora. Me he olvidado de aquellos tiempos donde no quise bañarme en la playa o no mojarme el pelo para que nadie se daba cuenta de que realmente fuera calvo (aunque sin el pelo mojado seguramente también se veía). He notado que el pelo no es tan importante y que aunque mucha gente se ha quedado muy sorprendido del cambio, no es que todos me digan que hayas cambiado mucho. Simplemente parece que le he dado vuelta atrás al reloj. Pero bueno, poco me interesa la opinión o el punto de vista de los demás. No obstante nadie lo ve como algo fuera de lo normal y como algo incomprensible, se que muchas mujeres al ponerse los implantes de mama tienen que confrontarse a estas opiniones. Creo que en el caso de la alopecia es un poco distinto ya que los hombres (o también las mujeres) sabemos como ha sido el tiempo cuando llevabamos mucho pelo.

En cualquier caso, me siento bien; noto que en algunos sitios se me está bajando la linea de pelo, pero he dejado por completo la Propecia y muchas veces me olvido de poner el Minoxidil. Se que tengo que cuidar mejor el pelo que tengo ahora, no obstante el no tener que pensar cada día en la caída de pelo es lo mejor.

Seguramente a muchos de vosotros les pasa como a mí y varios de mis amigos. La calvicie o el temor de perder el pelo nos vuelve loco, pero por otro lado deberíamos agradecer más lo que tenemos y olvidarnos de lo que no tenemos. Claro que ahora es facil de decir, pero tuve que pasar por todo esto para darme cuenta de lo poco que importa tener pelo o no. Siento que hoy es un día de melancolía.

Subo algunas fotos más de este tiempo:

Pelo estilo Sonic, creo que aquí queda muy bien claro la densidad frontal de los injertos:

1,5 años, 18 meses después del trasplante de pelo

Esta es una foto de fiesta con unos amigos, he dejado que se pueda comparar ya que el del medio también ha realizado un trasplante capilar, pero en turquía y claramente con menos grafts (básicamente mitad)!

trasplante-capilar

Los estudios sobre los implantes capilares avanzan a una velocidad de vértigo. Ahora ya se está trabajando con la técnica FUE New Dense, gracias a la cual el proceso de regeneración del cabello es mucho más rápido. Para hacerse una idea de lo que supone esta nueva técnica, basta con comparar que hasta hace poco era posible extraer e implantar en un solo día hasta 1.000 unidades foliculares, mientras que ahora va a ser viable alcanzar en una sola sesión un número que oscile entre los 2.000 y 3.500 folículos. Es decir, se reduce el número de sesiones y por lo tanto el proceso también tiene un coste bastante menor.

También tiene ventajas estéticas

El nuevo sistema de extracción que se emplea permite conseguir una mejor calidad en las unidades foliculares empleadas. Para ello se emplea un instrumental muy fino, que en la zona donante de la nuca no deja marca alguna. En tan solo dos semanas todo está cicatrizado, aunque para ello se hace necesario cortar el pelo al cero, lo cual hoy en día incluso se puede considerar una moda. Y en todo caso, siempre crece, y tras el implante más abundante que antes.

Toda una revolución

El enorme avance que supone esta técnica hace que sea muy demandada por parte de los pacientes con medianas y grandes calvicies. Por otra parte, no todas las clínicas pueden realizarla, ya que para realizar esas sesiones de implantes tan masivos se hace necesario que el equipo médico esté compuesto de un número alto de especialistas. Por esa razón, no se trabaja con esta técnica en todos los sitios. Si se suman la reducción de coste que supone, la alta demanda y los escasos lugares que la ofrecen, el resultado es que son muchas las personas que quieren aprovecharse de este avance, y por lo tanto hay largas listas de espera para este tipo de implantes capilares.

Los implantes capilares tradicionalmente, y fuese cual fuese la técnica elegida, se han practicado de forma manual. Sin embargo, la constante investigación que se está haciendo en este campo de la estética y la dermatología han permitido que ya se puedan hacer mediante el uso de un robot.

Las ventajas de un injerto capilar robotizado

Hay una ventaja que destaca sobre el resto, y sus beneficios se basan en el tiempo que se emplean en estos trasplantes. Y es que mediante este robot especializado se logra injertar muchos más cabellos en cada sesión.

Por otra parte, el grado de precisión que permite este nuevo instrumental también es mucho mayor, y el resultado final tras los trasplantes se considera más natural.

 

La precisión del Sistema ARTAS

 

El aparato que se está usando para estos trasplantes robotizados es capaz de seleccionar las unidades capilares más adecuadas para llevar a cabo la repoblación en otra zona de la cabeza. Y no solo eso, es capaz de extraer esos folículos en un número más elevado y en la mitad de tiempo en comparación con las técnicas manuales más tradicionales. Aquí van los números. El robot disecciona unas mil unidades foliculares por hora, en comparación con las 250 que hace una persona muy cualificada. Eso se consigue gracias a que en realidad se trata de una especie de ojo inteligente que estudia los ángulos, direcciones y orientaciones de cada pelo. Y a ese elemento visual se le suma su brazo. Este elemento del robot posee dos agujas con las que extrae sin huella cada cabello. Es decir, funciona como una especie de pinza que succiona el cabello.

 

La mano del especialista sigue siendo imprescindible

 

Con el Sistema ARTAS no todo es fruto de la alta tecnología. La parte final del proceso, el implante propiamente, dicho sigue siendo labor del médico especializado, ya que ello requiere tanto de mucha técnica como de maestría, delicadeza y un poco de gusto por parte de la mano humana.

 

 

 

tirar del pelo
https://www.flickr.com/photos/helga/3982668517

La amenaza de la alopecia es uno de los grandes miedos estéticos del hombre. Los estudios para evitarla son continuos, y ninguno ha conseguido hallar una solución definitiva. Aquí va uno de esas últimas investigaciones, que aunque todavía está en fase de pruebas, parece que ha dado resultados esperanzadores para los sufridores de la calvicie.

Arrancar cabello estimula su crecimiento

De momento solo se ha probado en ratones y todavía faltan muchos estudios y verificaciones, pero hasta ahora han sacado algunas conclusiones interesantes y prometedoras, basadas en la idea de que arrancarse el cabello de una determinada forma puede provocar un estímulo positivo que ayuda a su crecimiento y regeneración. Básicamente han llegado a la conclusión de que arrancando los pelos, los folículos de la piel envían una especie de señal de, llamémosle “angustia”, que hace que en esa zona crezca más cabello que el que había anteriormente. Para ello se hace necesario elegir un área de la cabeza donde el pelo aparece en una alta densidad, interviniendo en zonas con una superficie entre 3 y 5 mm. E incluso dicen que se pueden llegar a regeneran entre 500 y unos 1.300 pelos, algunos hasta fuera del área de donde se hace la extracción.

Un proceso natural

Tras corroborar esos resultados sorprendentes, se han lanzado a estudiar el porqué. Y la razón se encuentra precisamente en esas señales de angustia o de socorro que lanzan los folículos arrancados. Esto provoca que de forma natural se liberen proteínas inflamatorias, las cuales a su vez son capaces de atraer unas células inmunes a la zona donde se provoca la lesión. Ya que arrancar los pelos, no deja de ser una lesión. Pero el caso es que estas células generan sustancias estimulantes para el posterior crecimiento del pelo.

Hasta aquí todo está comprobado, y con lógica basada en la ciencia. Pero como los mismos investigadores reconocen, todavía falta la investigación en seres humanos. Si bien se muestran muy esperanzados en que por fin pueden encontrar una solución para la alopecia. Pero eso sí, que nadie comience a arrancarse el pelo con la esperanza de que empiece a brotar. Hay que esperar los resultados finales y dejarse aconsejar por los especialistas en la materia.

¿Qué pensáis sobre esto? Yo lo noto siempre en las partes donde no me cae el pelo que si funciona, pero dudo que funcione si tienes alopecia…

A la hora de cuidar nuestro cabello, siempre podemos pensar que en realidad su comportamiento natural es muy similar a los materiales textiles de origen natural. Es decir, hay que contar que con el paso del tiempo va sufriendo una degradación en su calidad y en su aspecto. No es un drama, es una realidad muy fácil de asumir. No obstante, ese proceso puede acelerarse por el uso de agentes externos, como por ejemplo el uso de colorantes y decolorantes del cabello.

LOS TINTES CAPILARES

Está claro, los tintes para nuestro cabello tienen únicamente una función estética. Son un agente externo y no natural, y no cabe duda de que por definición han de ser perjudiciales. Un perjuicio más fuerte cuanto más radical es el cambio en el color del cabello. De hecho, se recomienda no variar el color de pelo más de tres tonos por encima o por debajo de la tonalidad natural. Además, al igual que comentábamos en un post anterior sobre productos como gominas o lacas, donde interviene la química artificial en su elaboración, es recomendable leer las fichas de los productos de tinte que utilicemos, siempre con el objetivo de hallar aquellos que posean un carácter lo más natural posible. Aún sabiendo que jamás serán un 100 % natural, y siempre algún daño van a provocar a nuestro cabello. Pero está claro que podemos y debemos minimizarlo todo lo que esté en nuestras manos.

UNA FALSEDAD SOBRE LOS TINTES

En ocasiones se dice que ciertos tintes no solo cambian el color de nuestro cabello, sino que incluso le dan cuerpo. Falso. Simplemente se trata de que el proceso de teñido hace que nuestro pelo se distancie del cuero cabelludo, aumentando así el volumen. Es un hecho físico que no implica una mejor salud capilar.

En un post anterior hablábamos del uso de gomas, horquillas y otros objetos de sujeción del cabello, elementos que se emplean con un uso estético principalmente. No obstante, en el terreno de la apariencia, hay otros productos que se emplean reiteradamente. Se trata de las lacas, gominas y diferentes tipos de fijadores. A la hora de elegir cualquiera de estos productos hay que valorar su capacidad para respetar la flexibilidad de nuestro tallo capilar, o sea, el pelo tal y como lo vemos.

LACAS, GOMINAS Y FIJADORES

Hay que partir del principio de que cuanto menos le hagamos a nuestro pelo, más sano estará. Sin embargo, parece impensable no recurrir a productos fijadores para modificar nuestro estilismo. Eso sí, hay que saber que la fijación extrema acelera la fractura del cabello, especialmente en el momento en que lo peinemos una vez que esas lacas o gominas hayan secado. Por lo tanto, antes de optar por un fijador concreto, se hace imprescindible leerse muy atentamente su composición y propiedades. E incluso, comparar la información facilitada en el envase con otras fuentes, para saber realmente de qué se trata. No hay que olvidar que esa información la proporciona el fabricante y por lo tanto es lógico que esté interesado en vender lo más posible. No es que nos vaya a engañar, pero no está de más comparar. Por otro lado, esa mini investigación puede ser beneficiosa en otro sentido, ya que puede mostrarnos el grado de respeto que ese producto tiene respecto al medio ambiente.

A todo el mundo se le cae el cabello. Poco o mucho, pero es un proceso natural. No obstante hay ciertas prácticas en su cuidado que pueden ser perjudiciales y que provocan una aceleración en los procesos de caída. Por ejemplo, a la hora de cortar el cabello, siempre hay que estar atento al instrumental que se usa, ya que se han de emplear tijeras bien afiladas. Una tijera defectuosa puede aplastar el cabello y por lo tanto dañarlo. Ese daño hace que cada cabello se debilite e incluso se divida en sus extremos, es el fenómeno conocido como de puntas abiertas.

HORQUILLAS, GOMAS Y OTRAS SUJECCIONES DEL CABELLO

Este consejo básicamente apela a la lógica. Por ejemplo, parece obvio que emplear gomas no puede ser bueno para el cabello. Lo aplasta y lo reprime. En cuanto a las horquillas, las que se deben usar tienen que ser de superficie lisa, sin un estriado que dañe el pelo, y las mejores son las que tienen en su parte final una bola que suaviza el contacto con el pelo. Otro tipo de horquillas que se usan son las llamadas de clip. Si se usan, hay que procurar se tengan su interior acolchado y si no es así que sean lo más holgadas posible. Si bien, hay que tener claro que cualquiera de ellas dañan el cabello, lo que es inherente a su función, al ser objetos que tratan de inmovilizar el pelo para mantenerlo en una posición precisa.

UN SENCILLO REMEDIO PALIATIVO

Parece imposible que aquellas personas que tengan el cabello largo dejen de utilizar horquillas, gomas o broches. Para minimizar sus efectos negativos hay que procurar que se varíe la posición de estos objetos. Si no se hace así, siempre recae una tracción sostenida en los mismos puntos del cabello, lo que puede provocar finalmente la alopecia.

Es lógico que todos hoy en día cambiemos de look cada cierto tiempo, y sin duda nuestro cabello y peinado es uno de los elementos más definitorios de esos cambios de imagen. Según qué cambios suponen un giro radical a la propia genética de nuestro cabello. Unos somos de pelo liso, otros rizado, etc. Y cualquier cambio en ese sentido supone una alteración de sus características innatas y por lo tanto un daño inevitable para nuestro pelo. Esto nos significa que no se pueda modificar, pero es bueno seguir una serie de indicaciones para que el deterioro provocado sea el menor posible.

EL ALISADO O PLANCHA DE PELO

El funcionamiento de esta herramienta de belleza se basa en el calor que se aplica al cabello. Es decir, sometemos a nuestros cabellos a unas altas temperaturas, lo cual tiene su beneficio estético a cambio de un perjuicio en la salud capilar. Abusar de este tipo de alisadores o hacer un mal uso de ellos, puede acarrear una aceleración en la caída del cabello, ya que el efecto inmediato que se provoca es de una mayor sequedad capilar y cada uno de los folículos se vuelve mucho más quebradizo. Un efecto que tiene mucha más fuerza en los cabellos lisos, mientras que los grasos son más resistentes a estas temperaturas.

CONSEJOS DE USO

En primer lugar, hay que evitar realizar más de dos pasadas, y siempre es recomendable hacerlo sobre mechones pequeños. Y en caso de necesitar más, siempre esperar a que el pelo se enfríe. Y desde luego, no hay que hacer esta operación con asiduidad. Además se hace necesario proteger al cabello con mascarillas acondicionadoras para hidratarlo. Y otro consejo obvio: usar una plancha de buena calidad, con capa protectora cerámica o de turmalina.