Acabo de encontrar esta foto que es de noviembre de 2015, prácticamente 2 años después del trasplante de pelo. Es una foto muy personal, pero me he decido ponerla aquí ya que creo que se puede ver bien lo que se puede conseguir si se deja crecer el pelo. En este tiempo aún he tomado finasterid y aplicado regaine por lo que pienso que aún se ve bastante más pelo. 

trasplante de pelo despues de 2 años

Tengo muy buenos recuerdos a este tiempo porque básicamente el pelo me ha dado más confianza y justamente acabé de tener una nueva relación en este tiempo de la que dos años despu´és ha salido nuestra primera hija 🙂 (y no sé si va haber más, de momento estamos contentos así). En este punto tengo 33 años. Si véis las fotos del principio, se nota bastante la diferencia no?  

Trasplante capilar – día del trasplante

 

Creo que las fotos naturales son las que mejor muestran la evolución de un trasplante capilar, sin focos de LED fuertes que hacen que todos aparezcamos calvos, sino en luz natural e incluso con amigos al lado. 

Las glándulas sebáceas en el cuero cabelludo producen sebo. Éste es fundamental para mantener el equilibrio del cuero cabelludo y del cabello, ya que los protege de la pérdida de humedad y de los factores ambientales. Las células superficiales de la piel se renuevan continuamente, lo que también sucede en el cuero cabelludo, aunque, normalmente, el desprendimiento de las células muertas no se percibe a simple vista. Si el cuero cabelludo pierde su equilibrio natural, este proceso de renovación se altera y, como resultado, la caspa se hace visible. Entre las formas más comunes de la caspa, encontramos la caspa seca y grasa.

Minoxidil y finasterida: pros y contras

En los últimos tiempos, la medicina ha realizado grandes avances en el ámbito de los tratamientos contra la pérdida de cabello masculino. En efecto, a la mejora sustancial que han experimentado los trasplantes capilares habría que sumar la aparición de inhibidores de la 5-alfa-reductasa (una enzima que nuestro organismo necesita para elaborar dihidrotestosterona, una hormona sexual masculina compuesta de testosterona, principal causante de la caída del cabello en los hombres).