Los implantes capilares con la técnica FUE, cuyas siglas en español significan Extracción de Unidades Foliculares, plantean un procedimiento diferente al que ofrece la técnica TIRA, y también algunas ventajas respecto a ésta. Básicamente que la técnica FUE no requiere el uso ni de bisturís ni de suturas.

 PROCEDIMIENTO DE LA TÉCNICA FUE

Su nombre ya indica de qué se trata. En definitiva, es la extracción de folículos capilares uno a uno para su posterior implante en otra zona del cuero cabelludo. Para ello se hace necesario el uso de herramientas microquirúrgicas de menos de un mm. de diámetro. En realidad, es un método bastante simple y en absoluto doloroso, sin apenas daños en la zona donante, que queda recuperada en como máximo cuatro días. Lo que convierte a la técnica FUE de implantes capilares en un proceso nada invasivo y perfectamente tolerable por parte de los pacientes.

Durante el minucioso proceso de extracción, no queda dañada ninguna unidad folicular. E incluso si durante la sesión, en un momento dado, el cirujano que realiza el trabajo, decide no extraer un folículo sobre el que ya ha incidido con el microbisturí, éste se desarrollará posteriormente sin problema alguno. Al igual que ocurre de manera natural cuando se arranca un pelo.

 LA TÉCNICA FUE, UNA CIRUGÍA NO INVASIVA

Lo cierto es que esta técnica se cataloga como un simple acto médico. Eso sí, los cirujanos y los ayudantes que realizan han de tener una preparación específica para desarrollarla de forma correcta, ya que es un trabajo muy delicado. Por otra parte, el propio método hace que no hay riesgo de daño nervioso para el paciente. Así como su recuperación es un muy rápida, y en tan solo una semana o poco más puede hacer una vida completamente normal, ya que durante ese breve periodo, las unidades foliculares implantadas ya habrán creado suficientes raíces en la zona receptora del implante capilar.

Author

Write A Comment