Aunque afortunadamente la caída del cabello abundante no siempre es sinónimo de padecer una dolencia grave, lo más natural preocuparse ante la aparición de un problema que, en caso de no tratarse, podría comportar una alopecia o calvicie definitiva. Un trastorno que, de hecho, afecta a 4 de cada 10 hombres en España.

Si bien las causas de la pérdida del cabello pueden ser muy diversas, conviene remarcar que no seguir una dieta equilibrada puede afectar muy negativamente a la salud y la apariencia del cabello. E incluso, podría hacer que la utilización de determinados productos de cuidado del pelo —sobre todo, en el caso de los hombres— no diesen el resultado esperado.

No en balde, se ha demostrado que existen ciertas vitaminas —en concreto, la A, B3, B5, B6, B7, C y E— que son necesarias para mantener los folículos capilares en buen estado.

A pesar de que las proteínas, las grasas o lípidos y los carbohidratos son también indispensables, la ciencia ha comprobado que, por sí solos, no son suficientes para conservar el cabello en perfecto estado. De ahí el origen de la palabra vitamina, con la que el bioquímico de origen polaco Casimir Funk bautizó en 1912 a unas sustancias químicas especiales, las aminas, que resultan imprescindibles para la vida. Y como hoy sabemos de sobras, para presumir de un pelo sano y fuerte.

Para que puedas conocer con más detalle cuáles de ellas te ayudan a prevenir la caída del cabello —y, por supuesto, en qué alimentos encontrarlas—, te aconsejamos que no te pierdas este post.

 

Las vitaminas imprescindibles para el pelo

A estas alturas, ¿a alguien le queda alguna duda de que la alimentación puede ser un cosmético varadamente eficaz… y económico? Para comprobarlo, basta con seguir leyendo. ¡Te sorprenderá!

Vitamina A

También llamada caroteno o retinol, la hallamos especialmente en la leche y sus derivados, como el queso, la mantequilla o los yogures, aunque está igualmente presente en ciertas frutas y verduras, como el melón cantalupo, el albaricoque, la calabaza o las zanahorias, que la contienen en forma de betacaroteno. Asimismo, también la encontrarás en el hígado, el aceite de hígado de bacalao, la yema de huevo o las algas nori, el hígado y el aceite de hígado de bacalao. Además de ser necesaria para el cuidado de la visión, la piel, el pelo y las mucosas, destaca por su enorme poder antioxidante y porque ayuda a combatir el envejecimiento.

 

Vitamina B3

La vitamina B3, uno de los nombres con el que nos referimos a la niacina o vitamina PP, está involucrada en la respiración celular y es esencial para la formación y la conservación de los diferentes tejidos corporales y del pelo. Está especialmente presente en el hígado de los animales, así como en la leche y los productos lácteos. En algunos alimentos, como ocurre con el maíz, se encuentra en su forma no absorbible. Por esta razón, ciertos grupos humanos que tienen este cereal en la base de su diete suelen sufrir problemas como dermatitis o trastornos intestinales y neurológicos.

 

Vitamina B5

Conocida también como ácido pantoténico, es clave para la formación de los tejidos animales. La hallamos en la levadura, el hígado, la carne, el pescado, los huevos, las frutas y verduras y, en el caso de los bebés, la leche materna. Ante estados carenciales de la vitamina B5, no sólo podemos tener problemas con nuestro pelo, sino que es habitual sufrir cefaleas, fatiga, calambres musculares y problemas intestinales.

 

Vitamina B6

Aunque nuestra flora bacteriana intestinal ya nos suministra una pequeña cantidad de vitamina B6 o piridoxina, también la podemos encontrar en el hígado, la carne, el pescado, los huevos, la leche, las frutas y verduras, la harina de trigo y el maíz. Si nos falta este nutriente, no es extraño que nos sobrevengan dolores de cabeza, agotamiento o problemas cutáneos, sin olvidar la temida pérdida de cabello. 

 

Vitamina B

También denominada biotina o vitamina H, está presente en el hígado de pollo, cordero o ternera; las setas desecadas, el pescado, el pollo, los guisantes, las lentejas, la leche, el queso y la yema de huevo. Esta sustancia es importante para una correcta asimilación de los ácidos grasos, las proteínas y los carbohidratos. Además, en caso de no ingerir la cantidad necesaria, esto puede provocar un debilitamiento del cabello, calvicie y trastornos intestinales.   

 

Vitamina C

Es indispensable para la producción de colágeno, sustancia que interviene en la formación del cabello. En estados carenciales, el pelo puede romperse y caerse. Algunos de los alimentos más ricos en vitamina C son las frutas cítricas, el kiwi, la fresa, el mango y los pimientos rojos.

Vitamina E

La vitamina E o tocoferol contribuye al buen funcionamiento del hígado, el tejido adiposo, la hipófisis, la glándula adrenal, el útero y los testículos. Asimismo, nos protege de la acción de los radicales libres. La principal fuente de este nutriente son los aceites vegetales, los frutos secos, la mantequilla, el huevo y en los alimentos que también contienen vitamina A.

Link to the related article: “Las causas de la caída del cabello en los hombres… y cómo prevenir su aparición”.